Las cinco claves para alcanzar objetivos: hazlos SMART!

Medir02Cuántas veces nos ponemos objetivos, personales o profesionales…y fracasamos en el intento… Todos. Todos, en algún momento u otro lo hemos sufrido. Incluso los más respetados personajes de la humanidad han fracasado en muchas ocasiones antes de alcanzar sus objetivos definitivos. Sin embargo, parece que existen algunos puntos en común entre la gente que logra alcanzar sus planes…

Definirlos inteligentemente: definirlos SMART

Años después de citas, estudios y teorías de todo tipo, parece que los sabios han concluido que George T. Doran tenía razón: el requisito principal para alcanzar objetivos se halla en el primer paso. En el momento mismo de definirlos. Que para alcanzar los objetivos, lo primordial, antes de nada, es plantearlos correctamente. En inglés dirían plantearlos de forma inteligente, es decir “smart”. Aunque “smart”, si lo escribimos en mayúsculas también significa otra cosa. Y es que “Smart”, aparte de significar “inteligente” en inglés, es el acrónimo formado por las iniciales de cinco conceptos. Las cinco claves que deben cumplirse a la hora de definir nuestros objetivos: Específicos, Medibles, Alcanzables, Realistas, y Temporalizables.

  • S: Específicos (Specific). Claros, sencillos, sin ambigüedades. Cuando vemos el planteamiento de un objetivo, en este punto se suele responder al QUÉ se plantea.
  • M: Medibles (Measurable). Cuantificables, para poder valorar su cumplimiento. En este punto se responde a CUANTO se plantea el objetivo.
  • A: Alcanzables (Achievable). Que sean ambiciosos pero no imposibles y se puedan, aunque con esfuerzo, alcanzar en los plazos establecidos. En este punto se responde a CÓMO se trabajará por lograr el objetivo.
  • R: Realistas (Realistic). Que no sean utópicos, sino que estén adaptados a las capacidades de la persona, equipo o empresa que se propone alcanzarlos, a su contexto y entorno. Definen la forma en que se trabajará por lograr el objetivo. Si los objetivos no son realistas devienen desmoralizadores y, finalmente, inalcanzables.
  • T: Temporalizables (Time bound). Que estén calendarizados, acotados a unos plazos de tiempo. No sólo debemos plantearnos alcanzar el objetivo sino CUANDO debemos alcanzarlo, tanto en su globalidad como en las diferentes subfases. Plazo debe estar acotado, y debe ser exigente, pero como señalan los puntos anteriores, también deben ser alcanzables y realistas.

La “regla SMART” sirve para el planteamiento de cualquier objetivo en la vida, pero se ha popularizado especialmente en el mundo del marketing con la irrupción del marketing digital, donde no sólo es tan importante plantearse objetivos claros antes de acometer cualquier plan de acción, sino que además, el marketing digital, es un terreno en el que todo puede (y debería) medirse para poderse analizar con datos objetivos.

Cabe decir, sin embargo, que por muy de moda que se haya puesto la “regla SMART” en los últimos tiempos, la verdad es que tiene ya unos cuántos años. En concreto fue descrita por primera vez en 1981 por el estadounidense George T. Doran en un artículo publicado en el  “Management Review” titulado “There’s a S.M.A.R.T. way to write management’s goals and objectives”.

 ¿Un par de ejemplos?

  • Ejemplo 1:
  • Objetivo No SMART: Voy a adelgazar!
  • Objetivo SMART: Me propongo como objetivo perder peso (el qué, específico), en concreto 5 kilos (cuánto), en cuatro meses (temporalización, cuando), yendo al gimnasio tres veces a la semana (define cómo alcanzar el objetivo de forma realista) para practicar spinning y natación.
  • Ejemplo 2:
  • Objetivo No SMART: Voy a ganar seguidores en las redes sociales!
  • Objetivo SMART: Me propongo como objetivo aumentar el número de mis seguidores en Twitter (el qué, específico) llegando a los 1.000 (cuánto), antes de fin de año (temporalización, cuando), especializando la temática de mis tuits, publicando dos tuits al día y siguiendo 300 nuevos perfiles especializados en mi misma temática (define cómo alcanzar el objetivo de forma realista).

¿Algo más a tener en cuenta?

Pues sí. Parece claro que si cuando nos planteamos objetivos cumplimos con la “regla SMART”, no sólo nos será más fácil conseguirlos, sino que nos ayudará a medirlos. Pero, a mi modo de ver, la regla SMART es necesaria pero no suficiente para alcanzar objetivos. Para alcanzarlos, para llegar a ellos, son necesario unos cuántos conceptos más, todos los que tienen que ver con nuestra propia Actitud ante los retos: Valentía, Coraje, Esfuerzo, Sacrificio, Paciencia, Constancia y Persistencia. Es decir, Insistir, Insistir e Insistir. Porque como dijo Woody Allen “el 90% del éxito se basa simplemente en insistir“. Y es que, como dice el amigo Victor Küppers, “los Conocimientos y las Habilidades suman, pero la Actitud multiplica“. Pues eso.

 

Share this:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR