Twitter: 10 claves para ganar seguidores e influencia

Twitter
Hace poco logré que mi cuenta de Twitter @sergilarripa multiplicase por 10 su número de seguidores (auténticos, no robots, ni comprados, y sin pagar publicidad) en Twitter en pocos meses. Y algunos amigos me preguntaron cómo lo había hecho. Que cuál era el truco, porque ellos hacía meses y meses que tuiteaban y retuiteaban, y no lograban tan siquiera incrementar un 5 por ciento su número de seguidores. Incluso perdían los pocos que tenían.

Ante esta pregunta, lo primero que suelo decir son dos cosas:

  1. No deberías obsesionarte con el número de seguidores, aunque es bueno marcarte objetivos. Porque en realidad, lo importante en Twitter, como en otras redes sociales, no es la cantidad de seguidores que tienes, sino lo “influyente” que eres. Cuántas veces se retuitean tus publicaciones, cuánto interactuas y dialogas con tu público. Cuál es tu “Klout Score” (ver artículo aquí), la herramienta que mide tu nivel de influencia. Porque es más importante tener un alto índice de influencia, que un alto número de seguidores.
  2. La clave para ganar seguidores en Twitter (y en cualquier red social) es crear una potente marca. Una potente marca empresarial, o una potente Marca Personal. Y crear una potente Marca Personal pasa básicamente por ser claramente identificable, en un entorno determinado, por una serie de características que te hagan diferente de los demás, que te hagan original y auténtico.

OK, muy bonito, pero ¿ahora qué? Si tengo una cuenta de Twitter con 50 seguidores y quiero llegar a 1.000 en cinco meses sin pagar un duro, ¿qué cosas concretas puedo hacer?

Te doy 10 claves. Las mías, las que a mí me sirven:

1. Céntrate en un tema

A no ser que seas una celebridad, si quieres tener un buen número de seguidores en Twitter, es importante definir al máximo el tema específico sobre el que vas a tratar en tu cuenta. La gente (excepto algún familiar y amigo) no te va a seguir por ser quién eres, si no porque le interesa el tema sobre el que hablas, y valora tus informaciones y opiniones. Pero de la misma manera que empezaron a seguirte porque les interesaba el tema del que hablabas, dejaran de seguirte si introduces otros temas. Si te apetece opinar de otras cosas variadas (de política, de fútbol, de series de televisión…), o creas otra cuenta de Twitter para uso más personal, o hablas de esas cosas en otras redes sociales más orientadas a familiares y amigos, como Facebook.

2. Escoge una lengua predominante

Si eres monolingüe, pasa al punto siguiente. Pero si dominas más de una lengua, o vives en un país con más de una, como en mi caso Catalunya, éste punto no es una tontería. Seguramente tus seguidores no sean multilingües como tú, y si no entienden los tuits que escribes dejarán de seguirte. Definir una lengua es una forma de definir tu público objetivo, quién quieres que te siga, cuál es el mercado en que te quieres mover. Yo tengo en mi cuenta (especializada en marketing) muchísimos seguidores de España y América Latina. Si publico mucho en catalán, dejarán de seguirme.

3. Preséntate bien

Es un punto clave a la hora de construir nuestra “Marca Personal”. Éste aspecto incluye tres partes:

  • Hazte una buena Bio: Explica brevemente quién eres, a qué te dedicas y sobre qué escribes. Si tienes web o blog, pon un enlace. Si no, pon un enlace a tu página de LinkedIn.
  • Ponte una foto o avatar. Parece una obviedad, pero a día de hoy todavía veo “huevos” en el espacio que Twitter reserva a las fotos o logos de los perfiles, y eso es un sacrilegio. A los lectores nos gusta poner cara a nuestros interlocutores. Un primer plano donde se nos vea bien, y que ofrezca una imagen de profesionalidad (o no) acorde con la imagen que queramos transmitir. Y si la cuenta no es personal sino la de una empresa o blog, poner la adaptación de un logotipo (el logotipo entero, en la mayoría de las ocasiones, quedaría demasiado pequeño y apenas se vería), con una tipografía suficientemente grande, y un color que haga que los lectores nos identifiquen, sólo por ese logo, de entre las decenas (o centenas) de mensajes que entran en su timeline.
  • Personaliza la imagen de fondo. Aprovecha todas las opciones que ofrece Twitter. Si te permite personalizar tu página con una imagen de cabecera (no la del logo, sino la grande que ocupa el espacio horizontal superior), hazlo. Recuerda que Twitter incluso te permite personalizar los fondos de página.

4. Tuitea más que retuitea

Eso significa tres cosas:

  • Uno: intenta ser emisor de mensajes propios y originales, no siempre copias de mensajes de otros. Si sólo retuiteas mensajes de otros, ¿para qué seguirte a tí?
  • Dos: si retuiteas mensajes de otros, mejor copia el tuit y ponle delante RT (retweet), en vez de darle directamente al botón de retuit. De ésta manera, aparecerás en la cola de respuestas de mensajes del tuit original y ganarás visibilidad. Si sólo le das al botón de retuit serás invisible. Pruébalo y verás la diferencia.
  • Y tres: si retuiteas el mensaje que enlaza a un artículo o información, puedes mantener el enlace pero modificar un poco el tuit original (por ejemplo, acortando el titular o poniendo un nuevo hashtag) añadiendo al principio MT (Modified Tweet), o bien, directamente, cambiar totalmente la redacción del tuit haciéndolo nuevo y propio.

5. Usa (bien) los hashtags

Siempre. Debes poner las etiquetas, las palabras clave, sobre las que trata el tuit, tras la almohadilla (#).  Un mensaje sin hashtag será sólo visible para tus seguidores. Un mensaje con hashtags (por ejemplo #marketing o #socialmedia) será, en cambio, visible para todas las personas que consulten esos hashtags. Personas que, en teoría, están interesadas en esos temas y, por tanto, son exactamente tu público objetivo: un manantial con miles de potenciales nuevos seguidores.

Pero ojo: utilizar bien los hashtags significa también no abusar de ellos. Por suerte, Twitter sólo permite 140 carácteres por mensaje, y eso evita aberraciones como las que vemos en redes como Instagram, donde vemos mensajes con cuatro palabras y cuarenta hashtags.

6. Dialoga e interactúa, pero habla a toda la comunidad

Las redes sociales son, por definición, interacción, diálogo y comunidad. Las personas que sólo tuitean, no escuchan y no responden a los mensajes de los demás, todavía no han entendido que interactuar es la esencia de cualquier red social. El diálogo es la base de Twitter. Por ello, hemos de interactuar, y además hacerlo rápido. Ahora bien, hemos de tener claro que una cosa es interactuar, responder, y otra es publicar a la vista de todos, y de forma habitual, mensajes dirigidos a un sólo destinatario. La mayoría de los tuits han de estar dirigidos a todos nuestros seguidores. Para mensajes personales, utiliza el correo de mensajes directos (y privados), que por algo existe. Si no, si inundas mi timeline con mensajes exclusivamente dirigido a otros, lo  que te haré se llama “unfollow“.

7. Sé constante y planifica los tuits

Crecer en Twitter requiere persistencia. No te pases días sin tuitear. Tuitea a menudo. No vayas a rachas: hoy diez tuits de golpe, y después diez días sin tuitear. Has de ser constante.

A veces, sin embargo, no es fácil encontrar tiempo para tuitear cada día. Por ello es más que interesante, si realmente queremos crecer en seguidores e influencia, tener tuits preparados con antelación, y programar su publicación mediante herramientas como Hootsuite, que permiten planificar el día y hora de publicación de cada tuit, incluso publicarlo en diversas ocasiones y en diferentes momentos del día.

En este aspecto, es importante tener en cuenta cúales son los días y las horas ideales para publicar nuestros tuits. Aquellas en que tenemos más seguidores pendientes de Twitter. Esto depende del tema a tratar, la zona horaria de nuestros seguidores…

Y por último, un detalle: evita tuitear a las horas en punto: casi todos los que programan tuits a través de programas como Hootsuite, cometen el error de programar sus tuits a las horas en punto, o en los cuartos. A las 20.00h, 20.15h, 20.30 o 20.45. Eso provoca que, en esos momentos se produzcan avalanchas de mensajes en nuestras pantallas. Mejor programar y publicar a las 20.04, a las 20.19 o a las 20.34h.

8. Cuida la calidad:  buen contenido, imagen y enlace.

No tuitees cualquier cosa. Publica cosas que aporten algo. Que interesen a ese público objetivo al que te diriges. Medita antes de publicar. Y si no lo haces, al menos que tus improvisaciones tengan un poco ingenio y, sobretodo, que no tengas que arrepentirte de ellas..

En el punto de la calidad, además de los buenos contenidos, no debes perder de vista otro aspecto: la ortografía. Para no perder credibilidad, no debes cometer faltas de ortografía…a no ser que quieras crear una cuenta humorística, claro.

Ah! y un detalle importante: los enlaces y las imágenes. Está demostrado: los tuits que incluyen una imagen llaman mucho más la atención de los lectores que los que no la incluyen. También los que incluyen enlaces a informaciones de interés.

9. Busca fuentes de información diferentes a las comunes

Es habitual que cuando tuiteamos sobre un tema (en mi caso, sobre marketing), casi todos acudamos a las mismas fuentes de información. Todos seguimos las publicaciones de webs como marketingdirecto.com, puromarketing, marketingnews… Pero si todos bebemos de las mismas fuentes, ¿cómo vamos a encontrar y publicar contenidos diferentes? Acudiendo a otras fuentes:

  • Por un lado, webs sobre el tema del que escribes (marketing, por ejemplo) de otros países y en otros idiomas. Encontrarás notícias diferentes…y a menudo te darás cuenta que, incluso, son las fuentes de las que beben las grandes webs.
  • Y por otro lado, buscando información de webs no directamente relacionadas con tu especialización, pero que pueden estar relacionadas. Por seguir con el ejemplo del marketing: webs sobre psicología, economía, nuevas tecnologías, sociología…

10. Sigue y te seguirán

Si sólo sigues a 80 personas, no pretendas que te sigan 800. Esos ratios de 1/10 sólo los consiguen los famosos y las grandes marcas. Si perteneces al resto de los mortales, si quieres que los demás te sigan, tu también has de seguir a los demás. De hecho, en Twitter existe incluso la expresión “follow back”, que se refiere a la acción de “devolver el seguimiento” a aquellas personas que te han empezado a seguir. Tampoco has de caer en los “followback hunters”, o cazadores de “follow backs”: te siguen para que les sigas, una vez les has hecho follow back, dejan de seguirte sin que te des cuenta, a no ser que utilices una herramienta de esas que sirven para saber quién va dejando de seguirte, como Crowdfire. Pero lo normal, para crecer en Twitter, es seguir a muchos perfiles con los que compartas interés. Es lo que se llama “crear comunidad”. Y cuanto más grande mejor.

 

Podría hablarte de más acciones, pero creo que de entrada con estas 10 es suficiente.  Si las sigues, seguro que aumentarás tu número de seguidores de forma exponencial. Porque además, Twitter es como un círculo virtuoso: cuántos más seguidores tienes, más interactúas con ellos, más sube tu klout, más el propio Twitter te recomienda a otros usuarios, y más seguidores ganas sin que (aparentemente) creas que estás haciendo nada. Aunque sí lo estarás haciendo: desarrollar un plan que hace tiempo planificaste, aunque quizás ni te acuerdes de ello.

 

Share this:

2 Comentarios

  1. Victoria

    Me encantó tu información, muy útil y seguro la llevaré a cabo a ver qué tal funciona.
    En general tu blog, está lo máximo.
    Gracias

    Responder
    1. Sergi Larripa (Publicaciones Autor)

      Muchísimas gracias por tu comentario!

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR